El Señor Bamba es un observador de estatura pequeña: a un cromosoma del enanismo, diría él. Se autodenomina un ignorante sin bienes, el subeditor de nada, aunque intenta darle lecciones sobre periodismo a uno de los nuevos de la oficina: “su mejor hombre”, el “pasante Peralta”.

-¡Escriba en una libreta, Peralta, como lo hacía Cervantes!- lo mandonéa. Y el joven nuevo, sin saber que quien le grita envuelve la mortadela con las páginas del diario (además de no tener  idea de quién es Cervantes), toma nota de cada uno de sus consejos.

El Señor Bamba ocupa el escritorio número 32, a un metro de distancia de la puerta de ingreso de la sala de redacción. Fuma cigarros baratos, a veces a escondidas, pues alguna vez le llegó un reto por parte de alguno de los periodistas que no logran concentrarse con el olor a tabaco. El resto de veces, debe salir de la oficina.

Fuma serio y disfruta una fanta, auspiciada por Peralta, esperando que en cualquier momento ocurra el golpe noticioso. Que salte a la luz el datito freak de alguno de sus compañeros de oficina. De ellos se nutre para escribir su columna semanal, la que publica en el diario.

La mayoría de quienes trabajan en el “Crítica de la Argentina”, han caído en su “crónica indoor”, como cataloga a su columna. Periodistas, informáticos, guardias e incluso el mismo Lanata, Director del diario trasandino, a quien le debe “el noble derecho de fumar”, forman parte de las historias que, sin pelos en la lengua, el cronista describe. Y no todas son una humorada. Es el caso de una de las columnas en las que relata la historia de Jessica Báez, escritora de uno de los blogs difundidos por el diario, quien antes de entrar al medio, intentó suicidarse, cortándose el cuerpo con una botella.

El Señor Bamba es un tipo duro, pero asegura que en su interior “hay un señor tierno, acurrucado”. A pesar de que utiliza humor negro en la mayoría de sus historias, siempre destaca la importancia de cada uno de los trabajadores del diario. Como el día en que habló de Margarita Perata: “la señora del pelo rojo”, productora jefe del medio. “Es de las que se pasea por los pasillos gritando que por favor no la jodan (…) Y sus gritos parecen no disminuir con los días, todo lo contrario”, aseguró luego de complementar que sin ella, el diario no sería nada.

Sección del Señor Bamba: “Bambalinas” (su autor es Rocka Valbuena) en www.criticadigital.com

Anuncios